"La Salvación viene de los judíos" (Juan 4,22). "Al judío primeramente y también a las naciones..." (Romanos 1,16). "En cada Cristiano hay un Judío" (Papa Francisco). "Jesús es Judío y lo será para siempre" (Juan Pablo II).

TAKANONÍM. DELE CLIP A LA IMAGEN

TAKANONÍM. DELE CLIP A LA IMAGEN
PARA QUE LEA LOS ESTATUTOS DE LA COMUNIDAD MASHIAJ

viernes, 2 de febrero de 2018

Fiesta de la presentación en el templo - 2 de febrero ( חג sw של ישוע אל בית המקדש).

Fiesta de la presentación en el templo - 2 de febrero ( חג sw של ישוע אל בית המקדש).
El 2 de febrero, la Iglesia Católica recuerda cuando José y María llevaron a Jesús al Templo cuando solo tenía 40 días de nacido.
40 días después de Navidad, la Iglesia recuerda la primera entrada de Jesús al Templo (Cf. Lucas 2, 22-40). En el Evangelio, está escrito que sus padres observantes vinieron al Templo al final del tiempo de purificación de María (40 días después del nacimiento de un hijo según la Ley de Moisés, como está escrito en Levítico 12, 2-8) . San Lucas también hace referencia a las leyes relativas a la redención del hijo primogénito (mencionado en Éxodo 13). De acuerdo con la Ley, a la mujer se le ordena traer "un cordero en su primer año para holocausto, y una paloma o tórtola como ofrenda por el pecado" (Levítico 12, 6). El hecho de que la familia de Jesús trajo "dos tórtolas o dos palomas" es una señal segura de que la familia no era rica, sino bastante pobre. La Ley de Moisés declara explícitamente: "Si no puede permitirse una oveja, tomará dos tórtolas o dos palomas, una para holocausto y la otra como ofrenda por el pecado; y el sacerdote hará expiación por ella, y ella será limpia. "(Levítico 12, 8). Lucas combina la observancia del mandamiento de Levítico con el mandamiento con respecto a la redención del hijo primogénito en Éxodo 13, 2 y 13, 11-16. Jesús es como nosotros en todas las cosas y también él debe ser redimido tal como fue circuncidado el octavo día (Cf. Lucas 2, 21).
En el Templo, se les acercó Simeón, el anciano, que esperaba el consuelo de Israel. Con él, Ana, la profetisa, representa al pueblo de Israel, esperando al Mesías. Reconocieron a Jesús como el Mesías largamente esperado y se regocijaron. (El término "consuelo" de Israel se hace eco de los versículos en Isaías 40: 1ss. que comienza: "Consola, consola ..."). En este día, con la llegada de la familia para observar los mandamientos de la purificación de la madre y la redención del hijo, Simeón identifica al bebé como el mismo consuelo prometido de Israel. La canción de Simón, "Maestro, ahora estás despidiendo a tu siervo en paz, de acuerdo con tu palabra" es repetida por los cristianos como parte de la oración antes de ir a dormir hasta el día de hoy. De hecho, nuestros ojos han visto la salvación de Dios en Jesús (Lucas 2:30, ver Isaías 40: 5). Él es la luz para las naciones (Lucas 2:31, ver Isaías 42: 6, 49: 6) y la gloria de Israel (Lucas 2:31, ver Isaías 46:13).
La fiesta se celebró desde el siglo IV y se llamó la Fiesta de la Reunión: el encuentro entre Jesús y Simeón y Ana, que representan a todo el pueblo de Israel. A través de ellos, Jesús se encuentra con toda la humanidad también. Hay una descripción antigua de la fiesta, ya que se celebró en la Iglesia del Santo Sepulcro a finales del siglo IV, escrita por Egeria, la monja que peregrinó en Tierra Santa. En la Iglesia Católica, este día es también la fiesta de todos aquellos que han consagrado sus vidas al servicio de Dios y de la Iglesia.
La comunidad católica de habla hebrea en Jerusalén se reúne en la casa que lleva el nombre de Santos Simeón y Ana.