"La Salvación viene de los judíos" (Juan 4,22). "Al judío primeramente y también a las naciones..." (Romanos 1,16). "En cada Cristiano hay un Judío" (Papa Francisco). "Jesús es Judío y lo será para siempre" (Juan Pablo II).

TAKANONÍM. DELE CLIP A LA IMAGEN

TAKANONÍM. DELE CLIP A LA IMAGEN
PARA QUE LEA LOS ESTATUTOS DE LA COMUNIDAD MASHIAJ

miércoles, 7 de noviembre de 2018

“UN CRISTIANO NO PUEDE SER UN ANTISEMITA”, DICE PAPA FRANCISCO A DELEGACIÓN JUDÍA EN EL VATICANO

El Papa recibió este lunes por primera vez a los delegados del Congreso Mundial de Judíos de la Montaña en El Vaticano.

Dos semanas después del ataque a una sinagoga de Pittsburgh que mató a 11 devotos, Francisco dijo en una declaración a la delegación: “Lamentablemente, las actitudes antisemitas también están presentes en nuestros tiempos”, durante su reunión con los emisarios de los judíos de la montaña, descendientes de judíos que abandonaron la antigua Persia y se establecieron en el Cáucaso.

“Un cristiano no puede ser un antisemita; compartimos las mismas raíces. Sería una contradicción de la fe y la vida. Más bien, estamos llamados a comprometernos a garantizar que el antisemitismo esté prohibido en la comunidad humana”, dijo.

El día después del ataque de Pittsburgh, el jefe de la Iglesia Católica dijo en sus oraciones semanales que “todos estamos heridos por este acto inhumano de violencia”.
El Papa de origen argentino, que antes se llamaba Jorge Bergoglio y que fue el arzobispo de Buenos Aires, estuvo cerca de las víctimas del ataque terrorista contra un objetivo judío en su ciudad natal.

Francisco también les dijo a los judíos de la montaña: “Siempre he buscado enfatizar la importancia de la amistad entre judíos y católicos. Se basa en una fraternidad basada en la historia de la salvación y encuentra una expresión concreta de preocupación por los demás. Junto con ustedes, quisiera agradecer al Dador de cada regalo por la bendición de nuestra amistad, lo cual es una razón y un impulso para el diálogo mutuo”. Cerró sus comentarios con un “¡Shalom aleichem!”.

De la traducción (c)Enlace Judío México
Prohibida su reproducción

jueves, 9 de agosto de 2018

La Bendición Aarónica (Nm 6, 24-26). Para todos ustedes hoy en nuestro aniversario de la Asociación de Hebreos Católicos "Mashiaj ".

Escucha"La Bendición Aaronica (Nm 6, 24-26). Para todos ustedes hoy en nuestro aniversario de la Asociación de Hebreos Católicos "Mashiaj "." en Spreaker.

Fiesta de Santa Edith Stein - 9 de agosto

El 9 de agosto, la Iglesia Católica celebra la memoria de Edith Stein, la filósofa judía alemana y mística católica que se hizo carmelita, tomando el nombre de Teresa Benedicta de la Cruz. Ella murió en Auschwitz junto con su hermana.

Edith Stein nació en Breslau (entonces Alemania, hoy Wroclaw, Polonia) el 12 de octubre de 1891 en una familia judía alemana. En 1916, recibió un doctorado en filosofía de la Universidad de Göttingen, con una disertación bajo el filósofo judío alemán Edmund Husserl, "Sobre el problema de la empatía". Luego se convirtió en miembro de la facultad en Freiburg. También trabajó con Martin Heidegger, el famoso filósofo existencial alemán.
Mientras Stein tuvo contactos anteriores con el catolicismo, fue su lectura de la autobiografía de la mística Santa Teresa de Ávila la que condujo a su bautismo el 1 de enero de 1922. Luego pasó varios años enseñando filosofía en diferentes marcos. Cuando los nazis llegaron al poder, le resultaba cada vez más difícil enseñar debido a la legislación antijudía. En una carta al Papa Pío XI, ella denunció al régimen Nazi y le pidió al Papa que denunciara abiertamente al régimen y así "poner fin a este abuso del nombre de Cristo".

Entró en el monasterio carmelita descalzo en Colonia en 1933 y tomó el nombre de Teresa Benedicta de la Cruz. Para evitar la creciente amenaza nazi, su orden transfirió a Stein al monasterio carmelita de Echt en los Países Bajos. Sin embargo, Stein no estaba a salvo en los Países Bajos: la Conferencia Episcopal Holandesa tuvo una declaración pública que se leyó en todas las iglesias del país el 20 de julio de 1942, condenando las políticas nazis. En una respuesta de represalia, todos los conversos judíos fueron arrestados. Stein y su hermana Rosa fueron capturadas y enviadas al campo de concentración de Auschwitz, donde fueron asesinadas el 9 de agosto de 1942. 

Edith Stein también conocida como Santa Teresa Benedicta de la Cruz fue canonizada por el Papa Juan Pablo II en 1998 y proclamada patrona de Europa.